Iglesia Cristiana Icem

Ministerio de Jesús, Mateo Cap. 9

Continuamos estudiando el Evangelio de Mateo.

En esta ocasión nos corresponde analizar algunos detalles del capítulo 9.

I. {Mateo 9:1-8} Jesús sana a un paralítico.

a. Jesús se dirigió a Nazaret, donde le trajeron a un paralítico, tendido sobre una cama. El Señor le dijo que tuviera ánimo y perdonó sus pecados.

b. Por esta causa, algunos escribas pensaron que él blasfemaba. Jesús les recriminó por esta acción.

c. Para que supieran que el Señor Jesús tiene autoridad para perdonar pecados, dijo al paralítico que se levantara y se fuera a su casa.

d. Al ver la gente este milagro, glorificó a Dios.

 

II. {Mateo 9:9-13} Llamamiento de Mateo.

a. El Señor Jesucristo pasó de allí y vio a un cobrador de tributos públicos. Le dijo: sígueme. Y este funcionario se levantó y le siguió.

b. Jesús estaba sentado a la mesa, donde muchos publicanos y pecadores vinieron a comer con él y con sus discípulos.

c. Los fariseos y publicanos reclamaron a los discípulos de Jesús el hecho de que él comiera con aquellas personas.

d. El Maestro explicó que los enfermos necesitan al médico. Él atendía a gente con necesidad espiritual.

También argumentó que Dios quiere misericordia y no ceremonias religiosas. Él vino a llamar a los pecadores al arrepentimiento.

III. {Mateo 9;14-17} La pregunta sobre el ayuno.

a. Los discípulos de Juan el bautista preguntaron al Señor  por qué ellos y los fariseos ayunaban, pero no los discípulos de Jesús.

b. El Mesías les respondió que así como lis invitados a una boda no ayunan, sus discípulos no ayunaban en ese tiempo. Vendría la ocasión en que sí lo harían, pero no con el enfoque religioso ceremonial.

c. Cuando el Señor habló de no poner remiendo de paño nuevo en vestido viejo, ni echar vino nuevo en odres viejos, expresó que el cristianismo tiene un enfoque diferente para la práctica del ayuno.

 

IV. {Mateo 9:18-26} La hija de Jairo y la mujer que tocó el manto de Jesús.

a. Jairo, el encargado de una sinagoga vino a Jesús, se postró ante él y pidió que resucitara a su hija, que acababa de morir. El Señor lo siguió con sus discípulos.

b. En este trayecto,  una mujer enferma de flujo de sangre se acercó por detrás de Jesús y tocó el borde de su manto, creyendo que sería sana sin hacer público su padecimiento. Pero Jesús le dijo que tuviera ánimo, pues su fe era suficiente para ser sana, lo cual sucedió en ese momento.

c. Al entrar en la casa del principal de la sinagoga, Jesús vio a las personas que tocaban flautas y lamentaban la muerte de la hija de aquel hombre. Cuando el mesías dijo a la gente que la niña no estaba muerta, sino dormida, la gente se burló de él. Después de sacar a aquellas personas, el Señor entró y tomó la mano de la niña, y ella resucitó.  Este milagro se difundió por toda aquella tierra.

 

V. {Mateo 9:27-31} Dos ciegos reciben la vista.

a. Dos invidentes seguían al maestro, pidiendo que tuviera misericordia de ellos.

b. Llegando a casa, estos hombres vinieron a él. Cristo les preguntó si creían que él podía sanarlos. Ellos respondieron que sí.

c. El Salvador les tocó los ojos y dijo:  sea hecho conforme a la fe de ustedes.

d. Los ciegos fueron sanados y el Señor les pidió que no lo contasen a nadie. Pero ellos divulgaron la fama de él por toda aquella tierra.

 

VI. {Mateo 9:32-34} Un mudo habla.

a. Al salir de aquel lugar, le trajeron a un mudo endemoniado.

b. Jesús echó fuera el demonio y sanó al mudo. La gente se sorprendía mucho, pues nunca habían presenciado semejante milagro.

c. Sin embargo, los fariseos decían que por Satanás echaba fuera a los demonios.

 

VII. {Mateo 9:35-38} La mies es mucha.

a. El maestro recorrió todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas, predicando el evangelio y sanando todas las enfermedades y dolencias del pueblo.

b. Cuando vio a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas, como ovejas sin pastor.

c. Entonces dijo a sus discípulos que el campo es mucho, pero los obreros pocos. Les indicó que rogasen al señor que envíe obreros al campo.

 

Conclusiones:

1. La sanidad del paralítico nos enseña que para el Señor es importante la fe de quienes traemos enfermos con el propósito de que Él los bendiga.

2. Para el Señor es prioritaria la nuestra necesidad de ser salvos.

3. Quienes critican a Jesús y el Evangelio, lo hacen porque desconocen sus principios.

4. Las sanidades que realizó el Maestro son testimonio de su divinidad.

5. El llamamiento de Mateo refleja que el plan de Dios incluye a personas preparadas y prósperas, y no solamente a los pobres e ignorantes.

6. Las críticas contra Jesús porque comía con publicanos y pecadores dieron lugar a que él expresara que vino para sanar a quienes tienen necesidad de médico. La misericordia es base de nuestra fe.

7. El hecho de que los discípulos del Mesías no ayunaban, no era un menosprecio a esta práctica:  la causa de esto era que la Presencia de Jesús es un motivo de gozo. Después de la Ascensión del Señor, el ayuno ha sido parte de la disciplina cristiana. El Evangelio es un nuevo estilo de vida.

8. La resurrección de la hija de Jairo es un gran testimonio de la Autoridad del Hijo de Dios.

9. La mujer que tocó el manto de Jesús representa a quienes se avergüenzan de sus enfermedades; pero esta tendencia lleva a no dar testimonio de las grandes obras del Señor en nuestras vidas.

10. La sanidad de los dos ciegos nos enseña que Jesús no deseaba que su fama creciera antes de tiempo, pues al ser conocido, los judíos adelantarían el momento de su crucifixión.  La proclamación que estos hombres sanados realizaron, es un desafío para que nosotros también hablemos del Mesías.

11. El mudo endemoniado presenta la realidad que en ocasiones los demonios pueden causar enfermedades físicas. La interpretación de los fariseos refleja su rechazo a la verdad y el poder de Dios.

12. La expresión del Señor respecto a que la mies es mucha y los obreros pocos, nos muestra el corazón del Altísimo: Él ve al mundo como multitudes perdidas, que necesitan escuchar el Evangelio.