Iglesia Cristiana Icem

Tagged with Jesus

Proezas de Jesús, Cap. 8 Mateo

Mateo cap 8 proezas de jesus

Las enseñanzas de Jesús son la base de nuestra fe.

Observemos las principales detalles de

Mateo Capítulo 8.

I. {Mateo 8:1-4}: Jesús sana a un leproso.

a. Después de exponer el Sermón del Monte, mucha gente seguía a Jesús.

b. Un leproso se postró delante de él para pedirle que lo sanara.

c. Jesús lo tocó y dijo: “quiero, sé limpio.”  Este enfermo fue sanado de inmediato.

d. El Señor Jesucristo le dijo que no contase a nadie sobre este milagro, pero que fuera ante el

sacerdote y presentara la ofrenda que ordenó Moisés, para dar testimonio.

 

II. {Mateo 8:5-13}: Jesús sana al siervo de un centurión.

a. En la ciudad de Capernaum, un centurión vino a Jesús para rogarle que sanara a su siervo. Este siervo estaba paralítico y afligido.

b. Jesús dijo al centurión que iría para sanar a aquel hombre.

c. La respuesta del centurión fue sorprendente: él entendía el nivel de autoridad que tiene Jesús, por ello

le dijo que no era digno de que el Señor entrara a su casa. Pidió que el Mesías solamente ordenara la

sanidad.

d. El Señor Jesucristo expresó que ni en Israel había hallado una fe semejante. Profetizó que habrá

muchos que vendrán del oriente y del occidente, que se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el

reino de los cielos.

Tentación de Jesús, Cap. 4 Mateo.

Articulo la tentacion de JesúsEs una bendición el poder comunicarnos por este medio. La finalidad de esta sencilla columna es comunicar el Mensaje de Jesucristo a todos aquellos que desean conocerlo.  En esta ocasión, haremos un análisis del capítulo cuatro del Evangelio de Mateo.

1. {MATEO 4:1-11} TENTACIÓN DE JESÚS.

a.    {Mt 4:1, 2}
En estos dos versículos encontramos principios espirituales importantes. Después de que Jesús fue bautizado por Juan el bautista, las Sagradas Escrituras indican que el Espíritu Santo llevó a Jesús al desierto, para ser tentado por el diablo.
Esta prueba para el Salvador duró cuarenta días. En este contexto entendemos que quienes deseamos seguir a Cristo también tendremos que superar tentaciones. La finalidad de Dios es que estas pruebas nos fortalezcan; pero el propósito del diablo es que caigamos y fracasemos espiritualmente. 

b. {Mt 4:3, 4} Tentación al cuerpo. 
Debido al prolongado ayuno que Jesús realizó, tuvo hambre. Y Satanás tentó al Maestro, invitándolo a que convirtiera unas piedras en pan. Aquí podemos observar que el diablo propone a Jesús que demuestre que es el Hijo de Dios y que satisfaga una necesidad material. Por supuesto, aprendemos del Señor Jesucristo que a toda tentación respondamos con la Palabra de Dios.   
La maldad del enemigo es evidente en cuanto a que incita primero  a nuestras necesidades físicas. Otra perversión es que tratemos de demostrar  quiénes somos… mientras que lo importante es que en todo hagamos la perfecta voluntad de Dios. 

c. {Mt 4:5-7} Tentación al alma.
En la segunda tentación contra Jesús, el diablo lo invitó a que se lanzara del pináculo del Templo, y tergiversó el {Salmo 91:11}.